https://mobirise.com/

El nuevo auge del café

El café es la segunda bebida más consumida en el mundo luego del agua. Todos los días, 2.500 millones de personas se sientan a tomar una taza de café. El consumo de esta infusión ha crecido progresivamente en la última década gracias al ingreso del público joven en el mundo del café y al nuevo auge del consumo gourmet. Sumado a esto, los baristas, aquellos profesionales especializados en el café de alta calidad, una suerte de sommeliers del café- se convirtieron rápidamente en personajes admirados por la bohemia  las grandes capitales, dando origen a lo que hoy se conoce como “la tercera ola del café” . 

//Aunque no hay fechas exactas, los especialistas del café distinguen tres etapas en el mercado y consumo del café, denominadas olas, en clara referencia al libro del historiador estadounidense Alvin Toffler. La “Primera ola del café” corresponde al ingreso de las máquinas espresso en el mercado, estandarizando la preparación del café y recuperando a las cafeterías como espacio de sociabilización. La “Segunda ola” llega de la mano de los coffee shops y las grandes franquicias de café y, por último, la “Tercera ola” viene de la mano de los baritas y sus café gourmet. //

Según datos de la Organización Internacional del Café (ICO), entre 2001 y 2011 el consumo de dicha infusión experimentó un crecimiento promedio anual del 2,4% a nivel mundial. Estados Unidos y Brasil son los mercados más importantes para el café, concentrando el 15.9% y 14.1% de la demanda mundial, respectivamente. En Argentina, según datos de la Cámara Argentina del Café, el consumo anual es de 1kilo de café per cápita, lo que equivale a aproximadamente 140 pocillos promedio por persona, un número muy por debajo a los casi 5 kilos de café que consume cada año el estadounidense promedio. Más allá de los datos duros, resulta interesante analizar el fenómeno del café como expresión cultural en nuestro país. "La cultura o el conocimiento del café en la Argentina está creciendo. Por tradición se consideraba el café como punto o excusa de reunión. 

Hoy, los argentinos estamos ávidos de adquirir conocimiento en materia gourmet. De la misma manera que en los últimos 10 años hemos profundizado en el conocimiento del vino", afirmaron representantes de Nespresso Argentina en una entrevista recientemente publicada en la Revista Tigris. Algunas pruebas de este nuevo auge del café son el éxito de tiendas como Starbucks, The Coffee Store o Establecimiento General del Café, el desembarco de la italiana Lavazza y el incremento de las ventas de máquinas espresso en el país. Según un informe de de la consultora GfK Retail & Technology, en 2011 se vendieron 480.000 cafeteras hogareñas de todo tipo, y el segmento máquinas para el hogar que preparan espressos, ya sea en cápsulas o molido, representó el 20% del total de la categoría, frente al 6% del año anterior. En ese mismo año, el negocio del café mayorista facturó 2.400 millones de pesos.

Poco a poco, el mercado publicitario parece estar haciéndose eco de este nuevo boom del café. Si analizamos la inversión publicitaria del segmento Café se observa una variación positiva del 17% entre 2011 y 2012. Si bien esto ubica al café muy por debajo en términos de crecimiento en relación al Té -segmento que creció un +203% entre esos años- el panorama resulta positivo si tenemos en cuenta que todo el subsector Infusiones se mantuvo estable en el periodo 2011-12, con una inversión de 91 millones de pesos brutos en ambos años y que, según datos de la Cámara Argentina de Agencias de Medios, el total del mercado publicitario registró una disminución del 4,6% en 2012, respecto al año anterior. 

Además, si comparamos la participación de ésta bebida dentro del subsector Infusiones, este crecimiento se hace mucho más claro. Mientras que en 2011 el café -entre instantáneo, fraccionado y molido- representaba el 69,99% de es

El principal motor de este crecimiento en el segmento fue el café molido, cuya inversión publicitaria creció un 529% en 2012 respecto al año anterior. Muy por detrás quedaron el café fraccionado, con una variación positiva del 21%, y el instantáneo, que cayó un 15%. Nescafé, con 51 millones de pesos brutos, La Virgina, con 11 millones, y Nespresso, con poco más de 6 millones, son los players más importantes de este mercado en términos publicitarios.

Inversión publicitaria por segmento. Subsector Infusiones
Fuente: Monitor de Medios Publicitarios – IBOPE

Café: Entre el lujo cotidiano y la batalla contra el tiempo


Si bien suele decirse que la idiosincrasia local prioriza el tiempo libre y el disfrute antes que las obligaciones, en las últimas dos décadas los argentinos hemos cambiado ciertos hábitos. El trabajo, el estudio y las responsabilidades dejan cada vez menos tiempo libre en nuestra agenda. Ante este panorama, todo aquello que sirva para ganar tiempo es bien recibido por el público local: alimentos congelados, comidas preparadas, electrodomésticos, etc. En este contexto, el coffe to go -que llegó a nuestro país en 2008 de la mano de Starbucks, pero que fue adoptado también por cadenas y bares locales- se convirtió rápidamente en éxito y ya es habitual ver a estudiantes y oficinistas con sus lattes en vasos de cartón mientras viajan de un lado a otro . 


// Según un informe del Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), los habitantes del AMBA pierden 200 horas al año en viajes al trabajo. No sorprende, entonces, que muchos hayan comenzado a aprovechar ese tiempo para disfrutar de un café caliente. //


Analía Álvarez, Jueza Sensorial Internacional de Café, señala que en la Argentina "si bien el tiempo para compartir un encuentro social en la cafetería sigue primando,para un sector de consumidores – especialmente los jóvenes, atraídos por nuevos sabores y formatos al mundo del café- la velocidad y la practicidad son fundamentales, por lo que cada vez son más quienes optan por consumir el café durante el trayectoentre sus actividades diarias”.


Por su parte, el periodista especializado Nicolas Artusi, conocido como el “Sommelier de Café”, considera que hoy en día el café representa “el lujo de lo posible”. “El lujo hoy está asociado con disfrutar de experiencias cercanas o con gozar del tiempo: cinco minutos para tomar un café, treinta para dormir la siesta. El buen café representa eso”, declaró en una reciente entrevista en el diario La Nación. “El siglo XXI será del nuevo oro negro: ya no el petróleo, por caro, contaminante y escaso, sino el café, el combustible intelectual de los tiempos modernos”, afirma.